Crítica de la película : "La vida de Adele" (2013)

Muy buena película francesa dirigida por Abdel Kechiche e interpreta por Adela Exarchopoulos, Lea Seydoux, Salim Kechiouche y Mona Walravens.

La cinta se centra en la vida de una chica "Adele", desde sus primeras relaciones en el instituto, donde  tras una breve relación heterosexual se enamora de otra mujer, hasta sus años como profesora.

Recientemente galardonada con la Palma de oro en el festival de Cannes, es una película que te engancha y no te suelta. Muy cercana al cine de Francois Truffaut sobre todo a su serie de geniales películas sobre el personaje de Antoine Doiniel, aparentemente una historia sencilla pero que está llena de complejidad.

Las explicitas escenas lesbicas entre la protagonista interpretada por Adele Exarchopoulos y Lea Seydoux son las mejores que yo he visto en el cine sin entrar en el género del cine porno, las interpretaciones de la pareja son muy buenas. También son muy buenas las escenas con la comida, que está muy presente a lo largo de la película. Los primeros planos están muy bien diseñados y consiguen que te metas hasta dentro en la relación de la pareja.

Mantener una tensión emocional durante tres horas que dura la cinta me parece increíble, más teniendo en cuenta que no estamos ante una superproducción, realmente la película está estructurada como si fuesen dos partes, pero yo creo que tiene que continuar con otra película con Adele más mayor, uno se queda con ganas de saber como continuará su vida. 


Os la recomiendo

Valoración: (7/10)




The end

18 comentarios:

  1. La verdad está sonando, sé que a algunos los ha escandalizado y otros dicen que no vale tanto la pena, me gustaría verla.

    Buen blog!!
    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me comentarás que te parece,gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. Pues pese a las críticas, recomendaciones e insistencias varias, me niego a ir a ver “La vida de Adèle” sencillamente porque me parece una fantasía pornográfica que nos quieren vender disfrazada de historia de amor profunda y trascendental. No me fío, como tampoco me fío de las reacciones de la gente en la sala de cine ante unas escenas sexuales tan explícitas… y lo siento pero es que me chirría mucho la supuesta necesidad de hacerlas tan realistas… ¿de verdad están justificadas estas escenas? Tiendo a pensar que obedecen más a la apetencia de un director hetero masculino que quiere despertar el morbo de un público hetero masculino…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre pienso que el mejor crítico es uno mismo, sin ver la película creo que estas exagerando un poco. La principal diferencia entre esta película y cualquier otra es que por primera vez en una película se muestran escenas de sexo lesbico sin censura. Creo que estamos acostumbrados a ver películas con escenas de sexo heterosexual y homosexual y las vemos con toda naturalidad ,creo que hay que ver estas escenas con normalidad y en mi opinión si están justificadas en la película porque desde el principio el director a querido que veamos las relaciones desde un primer plano, quiere trasmitirnos la sensación de estar junto a la protagonista en todo momento, por eso también están justificados los planos de la comida, el realizador quiere que lloremos, nos desesperemos,suframos y sintamos lo mismo que Adele. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Yo sí he visto la peli y algunas escenitas son PURA PORNOGRAFÍA, que no me vengan con gilipolleces de que están justificadas determinadas posturas que acaban siendo casi ridículas de puro explícitas. Me crispa mucho que en todas las críticas que leo (escritas por tíos heteros en el 90%) vayan de intelectuales y sensibles y digan que estas escenitas están totalmente justificadas por el guión y son necesarias para entender la evolución de los personajes. Y unas narices. No hace falta recrearse así en el sexo para presentar la atracción física o la pasión. Esto es puro morbo gratuito. Y no me creo que no las hayan visto con una sonrisita babosa en el cine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto tu opinión aunque la respeto, yo creo que el director ha intentado tratar con mucha delicadeza y desde un punto de vista muy personal y muy diferente a todo lo que hemos visto anteriormente las diferentes relaciones que tiene la protagonista, no hay que olvidar que al principio tiene una relación con un chico y también hay escenas de sexo pero esto ya no sorprende...Gracias por tu comentario

      Eliminar
    2. Ya, pero el tratamiento que hace el director con la escena sexual hetero no tiene nada que ver: no es nada explícita y sí muy breve, y en cambio en las escenas lésbicas se recrea injustificadamente y las alarga hasta casi hacerlas pornográficas, de verdad, me parecen puro morbo gratuito.

      Eliminar
  4. Bueno no he visto la película y no puedo opinar sobre ella pero unas escenas tan explícitas como decís (me da igual que sean homosexuales o heterosexuales) yo tampoco las veo justificadas a no ser que la película o sea porno (evidentemente) o bien que trate el tema sexual de una manera que sí se haga necesario exhibir tanto , pero por lo que decís habla de una relación amorosa sin más así que no sé hasta qué punto la justificación.
    En términos generales, y ya digo sin haber visto la peli, estoy de acuerdo con la comentarista anterior Lesbiana cabreada.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedes intenta ver la película y luego comentamos si las escenas de sexo te parecen gratuitas o son adecuadas dentro del contexto.No obstante son puntos de vista.Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Yo al ver la película me quedé con la impresión de que esas escenas tan explícitas desvirtúan o desprestigian aquello que considero importante o poseedor de cierta profundidad. Creo que "La vida de Adèle" convierte el sexo en pornografía. Algo que es digno se banaliza y se convierte en mierda. Es indignante que el sexo lésbico haya quedado sólo en puro voyerismo y morbo despreciable de la mano de un director heterosexual sin ningún pudor.

    ResponderEliminar
  6. siento mucho herir susceptibilidades...perooo... es una pelicula malisima. SIN ARGUMENTO, SIN UN SCRIPT DECENTE, SIN GUION ADECUADO...Y CON TOMAS MUUY ABURRIDAS DE LA PROTA DURMIENDO. Sin hablar que el paso del tiempo no estaba plasmado en la chica, ERA LA MISMA ADOLESCENTE desde el comienzo al fin. La escena de sexo muy larga, y no representa para nada una relación lesbica, sino que es más el caso de que un director heterosexual se ha puesto a filmar la fantasía de los hombres sin ton, ni son. Asi q para ver sexo real sin argumento ni tomas interesantes,....me veo una porno y listo. VAYA BASURA.

    ResponderEliminar
  7. Yo me pregunto, y os pregunto: en una gran historia de amor clásica como por ejemplo, pongamos por caso "Los puentes de Madison" o "Casablanca", ¿habría "necesidad" de mostrar una escena de 10 minutos con Ingrid Bergman a cuatro patas y Humphrey Bogart jadeante encima para "entender" su pasión y su amor? No, ¿verdad? ¿A que no sería necesario ni estaría justificado y nos indignaríamos si nos obligaran a creer lo contrario? ¿Entonces por qué en esta película es así?

    ResponderEliminar
  8. La película no me ha enseñado nada; sólo sexo. Las escenas de sexo son largúísimas, demasiado explícitas y no aportan nada, salvo dejar claro que entre ellas la carnalidad les une mucho (¿cuantos orgasmos son necesarios para hacernos entender que se desean y se aman?); pero no es necesario tantos minutos que rozan lo porno, rozan pero no es porno, que quede claro. He leído por ahí a críticos consagrados decir que no, que son preciosas, que son las mejores escenas de cama que se han rodado, blablabla. Indignante. Son pornografía pura y dura y creo que no hay necesidad de que cada una dure 15 minutos porque acaba siendo incómodo. A veces lo sugerido es mucho mas intenso que lo mostrado y me parece que Kechiche se recrea en exceso con la morbidez de sus protagonistas retozando... El monotema de la película era la obsesión de la protagonista por su pareja. Nada más. Por la buena puntuación me había esperado una película con más fondo, más argumentos, no este monotema sexual. Provocación y nada nuevo. Supongo que éxito asegurado, mucho ruido, nada de nueces, insulsez (reconozcamos que la protagonista es una chica aburrida y de lo más vulgar), pero eso sí provocación y sexo, que es lo único que entienden los culturetas modernos... Qué pena.

    ResponderEliminar
  9. Creo que estas escenas causan tanta indignación porque en ellas el director está lejos de ser ingenuo o esteta al haberlas rodado, sino morboso. Ni las lesbianas practicamos tan frecuentemente las tijeras (de hecho es una postura poco común y que está más presente en las fantasías heteros que en nuestras prácticas reales) ni desde luego tampoco follamos así la primera vez, como dos actrices porno que ya lo supieran hacer todo. No seamos inocentes, por favor: nuestra indignación radica en el hecho de que la mirada de este director es bastante hipócrita, porque nos quiere vender unas escenas sexuales supuestamente filmadas con realismo, belleza y sensibilidad cuando lo que vemos es pura recreación pornográfica con fines comerciales. El sexo lésbico vende, y eso el director lo sabía y por eso lo ha explotado, por eso todas las justificaciones de estas escenas nos parecen cuentos y engaños bastante perversos. De ahí nuestra indignación. Aunque quizá es difícil de comprender por el colectivo ajeno a las lesbianas… es como si hubieran cogido algo importante o valioso para nosotras y lo hubieran pervertido y convertido en algo barato y ofensivo, algo que sirviera para que el público se excitara y se regodeara vulgarmente. Nuestra indignación viene de que se haya manipulado y ninguneado el sexo lésbico por parte de un director heterosexual, y en esto tengo que darle la razón a la autora del cómic: ¿tanto habría costado contar con la opinión de alguna lesbiana durante el rodaje?

    ResponderEliminar
  10. totalmente de acuerdo con todas las chicas, jamas he conocido alguna pareja de mujeres que hagan el amor como una pelicula porno!, hacer el amor para dos mujeres es algo profundo, tierno, lento ybastante mas convencional que esas dos minas haciendose jadear!!!...esa pelicula es fantasia de un hombre hecha para hombres , que denigra las relaciones entre mujeres , que son tan bellas, pero el mundo esta asi!!...le gusta el sexo y la cochinada, aunque sea fantasia...lastima.

    ResponderEliminar
  11. totalmente de acuerdo con todas las chicas, jamas he conocido alguna pareja de mujeres que hagan el amor como una pelicula porno!, hacer el amor para dos mujeres es algo profundo, tierno, lento ybastante mas convencional que esas dos minas haciendose jadear!!!...esa pelicula es fantasia de un hombre hecha para hombres , que denigra las relaciones entre mujeres , que son tan bellas, pero el mundo esta asi!!...le gusta el sexo y la cochinada, aunque sea fantasia...lastima.

    ResponderEliminar
  12. Pues sinceramente, para que se hagan películas lésbicas como ésta prefiero que no se haga ninguna… Mucho decir que visibilizan y normalizan pero parece que nadie ve que en realidad estamos en lo de siempre: las relaciones entre mujeres se convierten en objetos de morbo masculino y en escenitas degradantes de tetas y coños antes que en cualquier otra cosa, y eso es más un retroceso que un avance. Las propias lesbianas somos tan críticas con esta película precisamente porque nos vemos reducidas a una fantasía absurda de un hombre heterosexual, posturas ridículas y una actitud como de “vosotras tocaos hasta la extenuación que yo filmo”. Teniendo una historia tan maravillosa como la que tenía, con un temazo a desarrollar, un punto de partida estupendo en la obra original para trabajarlo y unas actrices entregadas y convincentes para darle vida, Kechiche ha malgastado sus 180 minutos de película en tijeras y cunnilingus. A “La Vida de Adèle” le falta verdad y le sobran erecciones. En su cómic, Julie Maroh quiere dar visibilidad a las dificultades con las que se encuentra un adolescente durante el proceso de aceptación de su diversidad sexual, además de presentar una historia de amor excelente, bien cuidada, respetuosa, estética. Pero la prioridad de Abdellatif Kechiche ha sido ejercer de dictador. Él quería sostener la lupa como un voyeur dándose el lujo de exigir todas sus fantasías desde el lugar más privilegiado. No nos extrañe pues que Maroh haya denominado a esta película “pornografía para mentes masculinas”.
    Y conste que en ningún momento se discute sobre no mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado, como por ejemplo sucede en el cómic. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica. Podía haber sido una escena de sexo rodada con respeto, buen gusto, erotismo y sensibilidad y no quedarse en el puro morbo de un director tiránico que parece regodearse en las tijeras y el cunnilingus mientras filma para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como otra cosa. Eso es lo indignante. Más que una relación sincera y realista entre dos mujeres parece una fantasía pornográfica bastante tópica (e incluso ridícula por determinadas posturas) de un hombre heterosexual y obsesivo.
    Por ejemplo, una película como Nymphomaniac es bastante más honesta que ésta en cuanto a propósitos y objetivos, ya que no miente al presentarse a sí misma: “FORGET LOVE” es su frase de presentación y en ningún momento reniega de sus escenas pornográficas o de sexo explícito. Pero Kechiche hace todo lo contrario, muy hipócritamente: rueda escenas claramente pornográficas y de bastante mal gusto y nos las quiere hacer tragar no sólo como necesarias sino como demostración de la pasión más auténtica. Pues por eso yo no paso, lo siento mucho, no quiero que se me tome por idiota. Lo que ha rodado este hombre es porno, se ha recreado en él y en las actrices y ha querido hacerlo así para llenar más salas, crear más audiencia y alimentar más morbo (sobre todo el masculino).
    Si habéis leído el cómic (que os recomiendo para que veais por vosotras mismas la diferencia), comprobaréis que las escenas de sexo no tienen nada que ver. Son explícitas, sí, pero no se recrean injustificadamente ni ofrecen morbo gratuito no resultan tópicas o insultantes. Son naturales, sugerentes y estéticas. En la película no veo más que tetas bamboleantes y posturas ridículas propias de un vídeo de Youporn.

    ResponderEliminar
  13. Estoy en general de acuerdo en todo lo que plantean las lesbianas indignadas con esta película y también me rebelo contra la hipocresía y la imbecilidad de los críticos y festivales correspondientes. El sexo en el cine me parece un tema de lo más interesante porque muchas veces actúa como un reclamo morboso en si mismo que se desconecta del relato en el que está inserto. Desde luego la película que nos ocupa es un ejemplo claro de este efecto, y entiendo por ello la ira que ha provocado.

    La cuestión es: ¿es lícito mostrar sexo actuado en un relato? Yo pienso que sí, claro. Pero también es cierto que el carácter claramente perturbador de la visión de personas, aunque sea fingido, practicando sexo muchas veces no complementa la narración sino que ejerce como elemento distorsionante. Y, por supuesto, en “La vida de Adele” esto está llevado al extremo porque realmente las actrices están representando su sexo de una forma tan expícita que cuesta trabajo decantarse por si es sexo fingido o real. Para un espectador masculino heterosexual este momento claramente se desconecta del relato porque la excitación de ver esta fantasía es lo único que importa en ese momento. Y es normal que sea así. Lo lamentable es que el director y los críticos alabadores sean tan cínicos e hipócritas para hacer pasar este elemento determinante de la película como un hermoso complemento y no como un reclamo morboso, y por ende, comercial.

    Si quiero ver sexo, veo porno. Pero no me vendas cine con algo demasiado parecido al porno porque somos todos mayores y me estás tomando por tonto.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...